Perdida en la ciudad

Ubicación: Suba Compartir Hora: 3:30 p.m. Destino: Plaza Imperial. Y, como siempre, perdida en la ciudad. Ningún taxista a la vista, para que me diera las coordenadas, y mi celular, como por variar, sin red (así que nada de Waze). Mi mamá nerviosa al verme perdida y yo fresca como una lechuga, confiada de que mis ángeles pronto harían presencia.

En la siguiente esquina, tres señoras, entradas en edad, con tapabocas, bastón y unas caras largas, propias de una eterna espera aguantando frío. No lo dudé ni por un instante. Bajé el vidrio y les pedí que si me podían orientar para llegar al centro comercial. La respuesta inmediata de una de ellas fue: “nosotras vamos para allá, pero nada que nos pasa taxi”. Y la mía, acto seguido, fue: “pues acaba de llegar su taxi”.

Sin pensarlo se embarcaron en la travesía. Como siempre, olvidé preguntarles sus nombres, pero lo que sí hicimos fue charlar, reír y gozar durante todo el trayecto.

Cuando llegamos, me preguntaron: “¿cuánto le debemos?” (Por lo visto, se habían tomado a pecho lo del taxi). Enseguida respondí: “Las que les debemos somos nosotras, por haberse cruzado en nuestro camino y traernos hasta acá”.

Todo esto para decirles que sueño con una Colombia donde podamos algún día darle la mano a un extraño sin razón alguna, compartir un taxi con otro ciudadano, invitar a alguien a que se resguarde bajo nuestro paraguas o convidar a nuestra mesa a esa persona que aguarda de pie mientras desocupan una. Porque ¡soñar no cuesta nada!

14/03/14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s