Periodista por casualidad

Debo admitir que mi introducción al periodismo fue un tanto improvisada. De hecho, cuando llegó la hora de graduarme del colegio y debía poner en el anuario la carrera que había elegido, en mi página quedó consignada la palabra “Derecho” y no ninguna otra. Mientras tanto me burlaba de mis amigas que en ese entonces sí tenían la firme convicción de estudiar Comunicación Social y Periodismo. Recuerdo que les decía: “van a estudiar para ser presentadoras de TV”.

Derecho VS Comunicación Social

Gimnasio Pepa Castro. Año 1994

Como siempre, la vida da muchas vueltas y un año más tarde me tuve que tragar mis palabras, porque llegó la hora de devolverme de estudiar inglés fuera del país y tenía que elegir mi futura profesión. Que difícil decisión. Ya las leyes habían quedado en el cajón de los recuerdos, quizás porque ya había terminado con mi novio de la época, quien era abogado.

En fin, de manera muy irresponsable llamé a mi querida amiga de bachillerato Paola Aguilar, quien sí había tenido claro desde el principio que su vida era en los medios (y había sido víctima de mis críticas) y le dije: “Ayúdame a entrar a la Sabana“, donde ella estudiaba en ese entonces. Cuando me preguntó a qué carrera y le dije que a Comunicación Social y Periodismo, casi se desmaya. No lo podía creer…

La entrevista con el decano estaba lista. Mi regreso a Colombia fue algo tardío, así que las clases ya habían empezado. Estaba desinformada acerca de lo que estaba pasando en el país, así que las posibilidades de responder correctamente quién era el Ministro de Minas de la época, eran reducidas. Aún así pasé y me sentí muy feliz aunque con mucha incertidumbre, pues muy poco sabía sobre lo que iba a estudiar. Hasta dudo que hubiera revisado con atención el programa académico del momento.

Se llegó la hora de la verdad… Primera clase, boquiabierta. Primeras lecturas, extasiada. Primer trabajo, apasionada con el tema. Bastaron dos semanas para darme cuenta de que era lo mío. Y si hoy tuviera que volver a elegir, mi decisión sería sin duda la misma. Pese a que no fui presentadora de TV, llevo el periodismo en las venas. Lo aplico todos los días de mi vida. En cada negociación, en cada historia de vida que me encuentro de gente ordinaria, en cada letra que se me cruza por el frente. En pocas palabras, vivo y respiro por él. Así que hoy les quiero decir a mis colegas: ¡FELIZ DÍA! Afortunados nosotros de haber elegido este camino de vida, que nos permite ver más allá y transformar lo común en algo extraordinario…

09/02/14

2 comentarios en “Periodista por casualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s