En modo “on”

Esta historia se la dedico a mis amigas Carolina Escobar y Ximena Quiroga, quienes, durante un desayuno y un vuelo a Medellín respectivamente, me dejaron claro que, así la musa no llegue, los escritores nos debemos forzar a plasmar en el papel eso que nos alegra o nos atormenta…  No sé nada de fútbol. Nunca…