El vecino del Audi (Parte I)

A pesar de que el reloj marcaba más de las 9:30 p.m. y estábamos en plena semana laboral, le imploré a mi esposo, tan pronto ingresamos a nuestro apartamento, que fuera de vuelta a donde Richard, nuestro vecino del 5015, y se asegurara de que él se encontraba bien. No me hubiese perdonado por nada…