¡Kool-tura señores!

Sí de algo me ha servido el insomnio de los últimos días es que me he podido conectar con mis amigas de otras latitudes. Liliana, en Francia, y Carolina, en Brasil, han sido mis dos fieles compañeras de desvelo durante estas crueles jornadas, en las que los ojos se mantienen alerta y la mente se…