¡Me tumbaron!

No fue en un andén mientras caminaba, ni en el carro. Tampoco en el banco, ni en Transmilenio y mucho menos en la panadería del barrio cuando me dieron las vueltas. No fue un habitante de la calle ni una banda de atracadores profesionales. Fue en mi propia casa y en mis propias narices. El ladrón:…

Narcótico de la tercera edad

A la famosa frase “juventud, divino tesoro”, yo sumaría otra que diga “vejez, divina sabiduría”. Y es que cuando uno se encuentra en el punto medio entre los dos grupos, ambos le parecen igualmente atractivos. Con el primero, tiene la posibilidad de volver a los años mozos, en los que frecuentaba los sitios de moda…

“Metí mal el dedo”

Nunca imaginé que un negocio pudiera dañarse por culpa del corrector ortográfico de un dispositivo móvil. Le pasó a un amigo cercano, uno de esos artistas que habita en mi vida y que admiro profundamente por su inmensa genialidad frente al lente de la cámara. Podría decir que es famoso, pues ha salido en reconocidos…

¿Cómo seguir un blog?

Guía práctica para Dummies, dedicada a los miembros de la familia Aguía…  Hoy, cuando publiqué mi blog en FB, pensé que todo mi esfuerzo había sido en vano. Las estadísticas reportaban un pico alto de visitas, pero, después de ocho horas de haberlo dado a conocer, tan sólo eran cinco mis seguidores. La moral se…