Ya no como cuento

No tengo ni idea en qué momento me metí en la cabeza que no sabía cocinar. Recuerdo que de pequeña siempre les pedía a mis padres que me inscribieran en cursos de culinaria y no sólo en la época de vacaciones; también a mitad de semana, así eso implicara tener que trasnochar haciendo tareas. Aún…

¡El destape!

Alguna vez en una reunión de amigos prometí que cuando perdiera 20 kilos, me empelotaría en Instagram (esto fue antes de establecer sus nuevas políticas). Pues el día se llegó y aunque estoy muy lejos de desnudarme, esto para mí ya es más que suficiente. Con decirles que mi profesora de Bikram yoga me pide…