¡Me tumbaron!

No fue en un andén mientras caminaba, ni en el carro. Tampoco en el banco, ni en Transmilenio y mucho menos en la panadería del barrio cuando me dieron las vueltas. No fue un habitante de la calle ni una banda de atracadores profesionales. Fue en mi propia casa y en mis propias narices. El ladrón:…

Semáforo en rojo

Anoche soñé que me robaban. Más bien, tuve una pesadilla. En ella, no había tenido un buen día. Trámites sin concluir, llegadas tarde a citas importantes, trancones de norte a sur y un almuerzo a medias habían sido la constante del día. Cuando el reloj marcaba las 5:00 p.m. me sentí aliviada, porque la jornada…