Ya no como cuento

No tengo ni idea en qué momento me metí en la cabeza que no sabía cocinar. Recuerdo que de pequeña siempre les pedía a mis padres que me inscribieran en cursos de culinaria y no sólo en la época de vacaciones; también a mitad de semana, así eso implicara tener que trasnochar haciendo tareas. Aún…

La dieta del roscón

Durante mi caminata de ayer por el centro de Bogotá hice una parada en la calle 22 con carrera 8, más exactamente en una tienda de accesorios para celulares. Al ingresar, me topé con un hombre de cerca de 50 años, camisa a cuadros, tez trigueña y porte de comerciante, quien, sentado en una silla…