¡Me gané la lotería!

El calor era infernal. La app del clima marcaba más de 40 grados centígrados en Austin, ciudad en la que residimos, así que no quedaba más que refrescarnos de alguna manera. Se me antojaba un açaí bowl, que venden en la esquina del edificio y que me recuerda a los granizados que comía de niña:…

Semáforo en rojo

Anoche soñé que me robaban. Más bien, tuve una pesadilla. En ella, no había tenido un buen día. Trámites sin concluir, llegadas tarde a citas importantes, trancones de norte a sur y un almuerzo a medias habían sido la constante del día. Cuando el reloj marcaba las 5:00 p.m. me sentí aliviada, porque la jornada…